Vinaora Nivo Slider 3.xVinaora Nivo Slider 3.x

Hace quince días de la última publicación, pero sinceramente no me he dado cuenta. Los días pasan muy rápido y no paro de crecer al igual que una flor en primavera.

En esta entrada me gustaría hacer algo especial; por ello, quiero hablar de diversidad, de multiculturalidad, de sonrisas, de generosidad, de compartir y, en definitiva, de lo maravilloso que es conocer gente con auras repletas de belleza.

¿Qué significa NOPOKI? En lengua Asháninka se traduce como bienvenida/o y sin lugar a duda es como me siento.

Aquí, cariñosamente soy la “Gringa”, pero os puedo asegurar que ni por un solo instante me he sentido diferente, es más, siento que formo parte de una gran familia. ¿Sabéis a qué se debe esto? En Atalaya conviven una pluralidad de etnias y es sorprendente como entre unas y otras se complementan, es lo que yo llamo una reciprocidad comunitaria, por tanto, el enriquecimiento personal trasciende en unos valores humanos que poco se ven en nuestros “cómodos” países.

En estas semanas, el objetivo que me he propuesto ha sido el de adentrarme en las culturas con más profundidad; en conocer todos los aspectos que hacen característica a cada una de ellas, en observar el porqué de las cosas y en valorar la vida. Tanto ha sido así, que he participado activamente en este proceso empezando por la danza. No me gustaría continuar sin antes presentaros a la persona que ha confiado en mí para tan importante labor, ella es la profesora Ada. Ada es preciosa por dentro y por fuera, alegre, simpática, inteligente y muy divertida, que, sin saber si bailo bien o no, decidió incorporarme en el grupo como una más, y es por eso por lo que el pasado 15 de septiembre tuve la oportunidad de formar parte del elenco de danza de Nopoki, en el “IV Festival de Danzas Amazónicas de la región de Ucayali”. Al principio os podéis hacer una idea de lo que era aprender dichos pasos, pero en cuestión de dos días me había convertido en una bailarina Asháninka muy graciosa. Me prestaron una preciosa Cushma Ashéninka, alisaron mi frondosa cabellera rizada (no sabía que era tan rubia), y me pintaron la cara con “achiote”, una pintura parecida al carmín, elaborada con semillas de ese mismo nombre machacadas y, ¡ya estaba lista para danzar! Me hizo mucha gracia cuando todxs me vieron, porque me preguntaron con sorpresa e incluso con miedo: ¡¿Dónde están tus rizos, Marina?! Por lo que se ve, además de mi piel es lo segundo más característico. El acontecimiento estuvo muy a la altura y nosotrxs, lxs nopokinxs, disfrutamos muchísimo del espectáculo y de nuestro esfuerzo. Ahora nos toca seguir trabajando en la segunda danza de carácter guerrero, donde representaremos la etnia Shipibo. Este acto se celebrará el 29 de septiembre, un día muy especial porque, además de ser la final del festival de danza, es también mi cumpleaños y creo que va a ser muy diferente al del año pasado, pero sin duda mágico. ¡Ya os contaré!

Es preciosa toda esta experiencia ¿verdad?

Ahora, desde una realidad muy distinta, me gustaría lanzar una reflexión y que toda aquella persona que tenga la oportunidad de leer estas líneas pueda sacar conclusiones y analizar algunos aspectos vitales.

¿Qué pensaríais si, de la noche a la mañana no tuvieseis agua en vuestras casas? ¿Y si no hubiese luz? Dificulto un poco más la situación, ¿Y si no tuvieseis nada para comer? ¿Qué pasaría si os resultara imposible darle una educación a vuestrxs hijxs? ¿Y si no pudierais curar un simple resfriado?

Yo, sinceramente, buscaría todas las formas posibles y necesarias para cambiar esta realidad ¿No?

Ahora bien, la gente que recibe Nopoki vienen de diferentes comunidades, donde la gran mayoría tienen muchas de estas carencias. Desde bebés aprenden lo que es el esfuerzo y el valor de las cosas, aprenden que una botella vacía de “Coca cola” es un recipiente estupendo para guardar agua o algún alimento, aprenden a comer lo que hay sin excepciones y luchan para cruzar el país entero de forma que tengan una oportunidad para estudiar. Aquí “el sacrificio es muy grande”. Más de lo “que podemos imaginar”. A veces, en fechas señaladas quizás no haya nada con lo que celebrar y así podría estar horas y horas redactando estas realidades…

La finalidad de estas palabras no es trasmitir tristeza ni desánimo, la finalidad es crear CONCIENCIA, por ello os propongo lo siguiente:

Amad con locura todo lo que tengáis, creced con plena libertad, apoyad la multiculturalidad sin caer en aspectos interculturales que segregan al mundo, disfrutad de una ducha y de un plato de comida, valorad cualquier presente, compartid vuestra vida y dad gracias por la suerte que habéis tenido.

En este sentido, yo soy afortunada porque agradezco al caprichoso destino el estar hoy aquí y poder contar todo lo que esta experiencia significa para mí, y de esta forma poder cambiar, aunque solo sea un poquito, la realidad de los que me leéis; porque aquí solamente recibo lecciones de vida y humanidad a través de las sonrisas, del cariño, de gritar ¡Cuqui, vamos a estudiar! De sentarme a cenar con la que ya es mi gente, de disfrutar de sus historias, de salir de vez en cuando y compartir unas “chelas” (eso sí, siempre San Juan) y, en definitiva, de rebosar de alegría cuando por las noches me voy a dormir y hago repaso de mi presente.

¡Ea koshin ikowe! ¡Ea winota jawekiboyara mi aino xiki! (Shipibo)

¡Un abrazo muy fuerte! ¡Pronto tendréis noticias mías!

Martes, 18 Septiembre 2018 21:20

Avy'a

Escrito por

¡Hola a todxs! Ya casi cumplo un mes aquí en Arroyos. Que rápido pasa el tiempo… Por suerte me quedan otros 5 más para disfrutar y aprender de la experiencia, así que no me quiero comer el coco, jeje. Esta semana fue tranquilita, en el trabajo estoy en el departamento de Proyectos colaborando con Alicia y Laura. Mi función actualmente es apoyar en el proyecto que está en ejecución en conjunto con Ideas "Fortalecimiento de la cadena productiva de azucar de caña de la comunidad de Arroyos y Esteros en Paraguay", por ahora va despacio ya que está en las primeras actividades: finalización de la instalación de un espectofotómetro de absorción atómica y capacitación de personal de laboratorio. Iré colaborando progresivamente conforme vaya avanzando en aspectos como la selección de temas para impartir talleres de género, elaboración de la información para un díptico sobre algunos principios de comercio justo, entre otras...(Os iré informando) Esta semana mis compañeras han presentado un proyecto que se va a llevar a cabo en la cooperativa con el asesoramiento de Fundación Paraguaya, se llama semáforo de la pobreza. De esta manera, se pretende obtener un mejor conocimiento de cuál es la situación de pobreza en distintos ámbitos de la vida de los socios y socias para poder crear herramientas que le ayuden a mejorar. Además, les propuse investigar cual es la situación de las familias con respecto a sus hijos e hijas menores de tres años ya que no existen escuelas infantiles de 0-3 y para la mayoría de trabajadorxs supone un hándicap compatibilizar su vida laboral con el cuidado de lxs hijxs.

Puesto que ya está por terminar mi primer mes aquí, la ingeniera Alicia y su marido Israel, se ofrecieron muy amablemente a llevarme a Luque para poder sacar dinero y ajustarme al mes siguiente. Fuimos al cajero y debo decir que el cambio esta vez no me salió demasiado rentable, no por la comisión del cajero sino porque el cambio de moneda fluctúa y estaba muy bajo ese día. Además, no pude sacar la cantidad que quería ya que el banco te permite un máximo, pero sí lo suficiente para apañarme el segundo mes y espero que un poco más. Ese día probé una de las mejores empanadas de carne y visitamos un supermercado tipo Carrefour, que me pareció bastante grande. Aquí en Arroyos hay dos principales pero son bastante más pequeños en comparación. También fuimos a la iglesia principal, bastante grande y bonita y pasamos por el estadio del equipo “Sportivo Luqueño”, me llamó la atención lo fanáticos que son en esta ciudad ya que por todos lados se pueden ver los colores azul y dorado que representan al club (vallas, columnas, paredes…) y lo grande que es el mercado que ocupa varias calles… Por último, comimos en la casa de los padres de Alicia un delicioso guiso de arroz y terminó la visita por la ciudad que lleva mi apellido.

A final de semana fuimos con unos amigxs de Tere a Asunción, paseamos por el río y por la noche fuimos a una discoteca bastante grande llamada Faces. Yo estaba bastante cansada porque había dormido poco pero aguanté bastante el tipo.. jeje. Al día siguiente nos fuimos de vuelta a casa y llovía a mares… El tiempo está muy loco aquí.

Espero que esta nueva semana me traiga aventuras y experiencias nuevas y emocionantes..!!

Miércoles, 12 Septiembre 2018 14:24

Primer mes en Assilah

Escrito por

¡Hola a todos y todas!

Soy Laura, una de las jóvenes con la oportunidad de vivir la experiencia de voluntariado de cooperación internacional, en este caso en Marruecos. La ciudad en la que voy a pasar los próximos meses es Assilah (Tánger), lugar donde tiene sede la asociación MZC.

Hace ya un poco más de un mes de mi llegada, y desde el primer momento el equipo de MZC me ha recibido con los brazos abiertos, facilitando mi adaptación a terreno y mostrándome la ciudad, y su cultura y tradiciones. Durante este tiempo me he centrado en observar, conocer y dejarme llevar lo cual considero imprescindible al llegar a un sitio nuevo.

En este corto periodo de tiempo he experimentado multitud de emociones: alegría, nostalgia, nervios, amor, esperanza, motivación, felicidad, apoyo, pasión, desánimo, agobio, desconcierto, asombro, ternura, curiosidad, entre otras; generadas por vivencias nuevas y únicas que han conformado un mes intenso. Algunas actividades en las que he participado son: formación sobre metodologías de participación y dinamización juvenil; taller de expresión corporal y clown para el empoderamiento; talleres de música, movimiento y circo con menores y jóvenes; encuentro e intercambio de experiencias entre asociaciones marroquís y españolas; taller de graffiti y taller de teatro social como herramienta de partipación y transformación. De cada una de estas vivencias he adquirido aprendizaje y enriquecimiento tanto personal como profesional. También he tenido la suerte de poder presenciar algunas fiestas y costumbres como son: un "sboua" (celebración de nacimiento), una pedida de mano, y la fiesta del cordero.

En general, en este primer mes, destaco la capacidad de sentir, trasmitir y conectar entre personas únicamente con el lenguaje no verbal a pesar de las diferencias culturales, de edad, pensamiento, idioma, o cualquier otra.

¡¡¡Hasta pronto!!!

Martes, 11 Septiembre 2018 15:34

¡Nuevas experiencias!

Escrito por

¡Más anécdotas!

¡Hola a todxs!, Ya he pasado tres semanas aquí en Arroyos. El clima ha mejorado bastante pero de nuevo apuntan lluvias para el fin de semana, resulta estresante el cambio de temperatura que a veces se produce aquí; un día te mueres de frio y al siguiente de calor! Uff. Pero bueno, como decía, hemos tenido una semana con tiempo estable-caluroso. En los primeros días hice un bizcocho de chocolate casero con el azúcar orgánico de la cooperativa y lo di a todas esas personas que desde el principio se han involucrado conmigo para que me sienta cómoda, al parecer estaba bastante rico, así que pronto haré más. La semana fue bastante tranquila en el trabajo apoyando en el departamento de proyectos a mis compañeras Alicia y Laura. Las dos son muy simpáticas y buena onda como dirían aquí. También asistí a una charla sobe comercio justo en la cooperativa por Junior y la Ingeniera Ada.

El viernes íbamos a visitar el laboratorio pero ñaAnto y el presidente Luis, me invitaron a ir a una reunión organizada por la cooperativa Regina Mareco en Juan de Mena y a la que acudieron autoridades como el ministro de agricultura, entre otros. Me sorprendió ver que las autoridades invitadas a la mesa principal eran hombres y que no hubiese ninguna mujer referente en la agricultura, sobre todo porque hay muchas que se dedican a ello. Solo dos señoras hablaron de la historia de esa cooperativa, pero no debatieron el tema principal. Aunque hablaron en guaraní, mi amiga Tere me tradujo todo y me fue explicando el tema. Se habló principalmente de mejorar las condiciones en la agricultura familiar, y la necesidad de apoyo del gobierno a los pequeñxs productorxs. Allí comimos en un sitio muy rico que nos enseñó la ingeniera Ada y volvimos a Arroyos. Esa misma noche, un amigo de Tere nos invitó a un asado y disfrutamos muchísimo ya que estaba delicioso….

El sábado nos fuimos a caacupé a un sitio que se llama el escondido. Es realmente hermoso, se puede hacer senderismo y tirarse por la tirolina más grande del País. Nosotras lo hicimos!!! Al principio pasé mucho susto pero luego disfruté muchísimo de la experiencia y del paisaje. Sacamos muchísimas fotos, nos sentamos a ver el atardecer y fuimos a cenar a una pizzería deliciosa de caacupé. Al día siguiente fui a un asado al que me invitó mi compañera de trabajo la ingeniera Alicia. Me hablaron mucho de Luque, la ciudad dónde viven y que coincide con mi apellido. Me dijeron tantas cosas buenas de ella y su pasión deportiva por el Sportivo Luqueño que tengo ganas de ir a visitarla pronto. Y volviendo al asado…¡Estaba riquísimo!, aunque se parece a las barbacoas que nosotros hacemos, tiene un toque distinto y muy sabroso. Después de eso, nos enteramos de una triste noticia. La hijita de un compañero falleció y fuimos a su casa a transmitirle nuestro pésame. Un aspecto que me encantó de la cooperativa es el apoyo que todos lxs trabajadorxs mostraron, tratando de respaldarlo en este momento tan duro. Reflexioné mucho sobre las pruebas que nos pone la vida en el camino y me sorprendió la entereza y la fuerza con la que nuestro compañero lo estaba afrontando a pesar del dolor, muy admirable ya que no todo el mundo posee un espíritu fuerte. De nuevo quiero transmitir mucho ánimo a esta familia para seguir adelante.

Por último, destacar que tuve la oportunidad de ir al festival del lago Ypacarai, esta ciudad se encuentra a una hora y cuarto aproximadamente de Arroyos. Ahí pude ver las distintas danzas típicas realizadas por mujeres y hombres de las distintas ciudades y ver artesanías típicas de Paraguay como el ñandutí (bordados con formas muy bonitas que sirven como decorativo). Lo que más llamó mi atención en este festival era el equilibrio de una chica que mientras bailaba llevaba 11 botellas de vidrio en la cabeza, ¡Increíble!

Y con esto termina mi tercera semana, el tiempo está pasando demasiado rápido.

Página 1 de 7
Scroll to top