Vinaora Nivo Slider 3.xVinaora Nivo Slider 3.x
Domingo, 18 Noviembre 2018 22:38

Aventura en La América Destacado

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

   Ha pasado un mes desde que aterricé en Ecuador. Miro por la ventana del taxi camino del aeropuerto a Quito y solo veo verde, montañas y más verde. Ahora empiezo a entender las palabras de un compañero que me advertía antes de volar a Latinoamérica. Conforme me voy acercando a la capital el paisaje da paso a una gigantesca ciudad repleta de edificios, un alocado tráfico de coches y casitas, infinidad de casitas con las fachadas de colores ubicadas en las laderas de las montañas, haciéndose un hueco en el poco espacio que permite ya la ciudad. Quito está rodeada de montañas y volcanes, y debido a su altitud, aquí nos alcanzan las nubes todos los días.

   El primer mes se ha pasado rápido, demasiado diría yo. El tiempo pasa más rápido cuando disfrutas, no sé quién lo diría pero que razón tenía. Pero ni este mal de altura, ni el caos de esta contaminada ciudad o su cambiante clima han sido obstáculos para tardar poco en adaptarme.

   No he parado de andar por el país. Estoy viajando para ir conociéndolo poco a poco. Aquí en unas horas puedo pasar del frío de un glaciar en un volcán nevado, a la sofocante humedad y arroyos de la selva. Con Quito pasa algo parecido. Las mañanas comienzan con un abrasador sol y el día se despide entre nubes y lluvia. Quito y su poco aburrido clima.

   Debería dejar otra entrada en el blog para poder hablar de su gastronomía. Esto es otro mundo. Seré breve y resumiré diciendo que volveré con algunos kilos demás. 

   La acogida en Acción Ecológica ha sido genial. El ambiente en la organización no podía ser mejor. Debería llevarme algunas ideas para las oficinas en España. Muchas risas y bromas con mi acento andaluz se gastan aquí. En este primer mes he compaginado los viajes por el país con el trabajo desde Quito. Cierto es que la labor está siendo más de oficia que de campo pero no faltan excusas para ayudar o meterme en otros jardines. Si en algo llevaban razón mis compañeros ecuatorianos cuando me advertían que los días pueden empezar parecidos pero acabar de la forma menos esperada, no se equivocaban. 

   Acerca de la gente, no llevo aquí más de un mes, voy a dejar que esta conexión andina andaluza siga conectando, pero por ahora solo diré que nunca hagan caso a sus “aquisito nomás” realmente eso está mucho más allasito. Un abrazo para aquel hombre que me advirtió subiendo el volcán Pichincha, tarde o temprano tendría que aprender la lección. 

   Va un mes y quedan cinco... 

   Qué bueno es viajar y sentirse extranjero.

Visto 66 veces Modificado por última vez en Lunes, 19 Noviembre 2018 05:24
 Pablo Moreno Expósito

Ruta por la Verdad y la Justicia para la Naturaleza y los Pueblos

Lo último de Pablo Moreno Expósito

Galería de imágenes

Más en esta categoría: « Proyecto

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Scroll to top